domingo, 8 de mayo de 2016

Apuntes históricos sobre la fundación de la Cofradía de San Isidro Labrador en La Rambla

San Isidro Labrador - La Rambla Córdoba


En una de las recientes visitas que he tenido la oportunidad de realizar al archivo histórico nacional de Madrid, he tenido la suerte de localizar una información muy valiosa referente a la fundación de la cofradía de San Isidro Labrador por parte del gremio de labradores de La Rambla.

Uno de los documentos hallados son una aprobación de ordenanzas de una hermandad bajo la advocación de San Isidro Labrador, firmado por D. Bartolomé Cabello y Portilla en representación del común de labradores de la villa de La Rambla el día 12 de Mayo de 1817. 

"Ordenanzas que deberán observarse por el gremio de Labradores y propietarios de la villa de La Rambla bajo la protección de San Isidro Labrador"

 En su primer artículo menciona: 
Por cuanto esta hermandad es hecha y ordenada en honor y reverencia del bienaventurado San Isidro Labrador, para que en ella se tenga ahora y siempre el mejor aúno y gobierno quien nos amoneste y administre en el mejor servicio de dios nuestro señor y de nuestro católico soberano en observancia y unión de la santa iglesia C.A.R. cuya defensa protestamos vivir y morir y en cuya fe esperamos ser salvos; hacemos por bien sean individuos de esta hermandad por razón de la ocupación y labranza todos los labradores que son o fueren con apeno y labor con tierras suyas o arrendadas; y así mismo, todo hacendado que pretenda entrar en dicha hermandad precediendo las diligencias que se acordaran.
Otros artículos destacan la finalidad de la hermandad, como por ejemplo:

Art. 8. Que por cada labrador que muera, tenga obligación la hermandad de hacer decir una misa de réquiem cantada y sus rezadas; siendo el diputado mayor y coadjuntor los obligados a cumplirlos con la brevedad posible, despachando para su gasto libramiento contra el tesorero con la solemnidad prevenida en el anterior capitulo. 


Art. 11. Que con arreglo a que para sostener el culto del santo, repartimiento de limosna y socorro del labrador necesitado, necesita la hermandad de algún fondo, se convinieren en que en el día festivo inmediato a el en que se recaía la aprobación de estas ordenanzas, y en que se ha de celebrar la primera junta para la elección de los cuatro diputados, como va propuesto, ha de entregar cada labrador al tiempo de la entrada, y por una vez, media fanega de trigo o su valor al precio corriente, en poder de el que salga electo tesorero, y cuatro maravedís por cada fanega de tierra de tercio todos los años, quedando obligado este a dar parte dentro de quince días al diputado mayor, si se halla o no completo el fondo, para que en caso de omisión, que no es de esperar de labrador alguno, le amoneste y avise de su omisión paternalmente, señalándole termino para que dentro de el cumpla con su deber.

Por otro lado, existe otro documento sobre un poder otorgado a D. Bernandino de Málaga, agente de negocios, para representar a la hermandad en Madrid ante S.M. y señores del Real y Supremo Consejo de Castilla, para la aprobación legal de la hermandad.


"En la villa de la rambla a cuatro días del mes de junio del año de ochocientos diez y siete, ante mi el escribano por S.M. público y de numero de ella, y testigos que se expresan, parecieron Dn Bartolomé Cabello y Portilla, Dn Francisco de Gálvez Calo y Dn Alfonso Ximenez Gálvez, labradores y vecinos de esta villa, y dijeron:
Se hallaban nombrados diputados por los labradores de esta villa, en junta celebrada en veinte y cuatro de febrero de mil ochocientos diez y siente, para el establecimiento y creación de una hermandad, bajo la advocación de San Isidro, bajo particulares ordenanzas y constituciones que habían formado para cuya firmeza y aprobación necesitaban hacer suyo de ella en el Real Supremo Consejo de Castilla, y para el efecto, por si y a nombre de dichos labradores, por quienes prestaban la competente canción, otorgaban y componían que daban todo su poder cumplir general y tan bastase como por propio real necesario a Dn Bernandino de Málaga, agente de negocios de esta villa y conze de Madrid, para que representando las acciones de los otorgantes, pida y suplique de S.M. y señores del Real y Supremo Consejo de Castilla, la aprobación de la erigida hermandad de San Isidro, sus constituciones y ordenanzas haciendo y practicando cuanto conduce a su logro,  
Así lo dijeron otorgaron y firmaron los otorgantes, siendo testigos:
Alfonso Rey, Juan José Ruiz de Pedrosa y Sebastián García urbano, vecinos de esta villa= Bartolomé Cabello y Portilla, Francisco de Gálvez Calo, Alfonso Ximénez Gálvez= Ante mí Miguel Escribano y Luque “Escribano”


© Rafael Casas Ferreras
Mayo de 2016