viernes, 19 de septiembre de 2014

CARTEL ANUNCIADOR E ITINERARIO DE LA SALIDA EXTRAORDINARIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED


ITINERARIO


Salida: 21.00horas desde la Plaza de la Cadena, Silera, Plaza de la Constitución, Mesones, Plaza de Pepe Castilla, Barriollano, Olivar, Plazuela Alta, Empedrada, Valenzuela, Paseo de España, Jesús, Iglesia, Plaza de la Constitución, Silera, Plaza de la Cadena, Entrada: 23.30 horas



  • Posteriormente, tras la finalización de la procesión, se realizará una convivencia en el centro parroquial de la Plaza de la Cadena. Acceso completamente libre para todos los interesados. 


lunes, 15 de septiembre de 2014

PROCESIÓN DE NUESTRA SEÑORA DEL CALVARIO

Cartel conmemorativo de los cultos de Nuestra Señora del Calvario



La Hermandad Penitencial y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Humildad en su Sagrada Presentación al Pueblo, Santísimo Cristo de la Misericordia, María Santísima de las Angustias y Nuestra Señora del Calvario celebrará el próximo fin de semana unos solemnes cultos en honor a su titular gloriosa.

  • Viernes 19 de Septiembre, a las 21.15h, se celebrará una santa misa. 


  • Sábado 20 de Septiembre, a las 20.00h, solemne procesión por las calles de la localidad acompañada por la banda de cornetas y tambores Humildad y Soledad.

Itinerario: Ermita del Calvario, Paseo del Calvario, Aljaro, Olivar, Plazuela Alta, Aguilar, Las Cruces, Redonda, Ermita del Calvario. 

Al finalizar la procesión, se realizará una convivencia cofrade.



lunes, 8 de septiembre de 2014

NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES, ORIGEN Y BENDICIÓN. MAYO 1924


Nuestra Señora de las Mercedes. Fuente. Hermandad de la Merced


La Hermandad penitencial y Cofradía de nazarenos de la Caridad, Santísimo Cristo de los Remedios y Nuestra Señora de la Merced, ha organizado, con motivo de su XXV aniversario fundacional, una salida extraordinaria el próximo miércoles, 24 de Septiembre de 2014, "Festividad de Nuestra Señora de las Mercedes". 

Curiosamente, no se trata de la única efemérides que cumple tan ilustre y casta Hermandad, ya que durante este año de dos mil catorce, se ha cumplido también el XC aniversario de la bendición de la hermosa talla de Nuestra Señora de las Mercedes. 

El origen de la imagen de Nuestra Señora de las Mercedes radica en la donación anónima de una señora de la localidad, muy devota de dicha advocación mariana, que conociendo las necesidades de la Iglesia del Hospital, fue realizando importantes aportaciones económicas, entre las que figura la mencionada talla. 

Se trata de una iconografía clásica de la advocación mariana de las Mercedes, con su tradicional hábito mercedario -túnica, capa y escapulario- de color cercano al blanco, y el escudo de la orden religiosa en el pecho. Está coronada, porta un cetro en su mano derecha y con su mano izquierda sostiene a Niño Jesús.

En la crónica del diario la voz del doce de Mayo de 1924, menciona la celebración de un triduo con motivo de la bendición de la imagen;
"El hermoso rasgo de generosidad, unido al amor sin límite que las religiosas Mercedarias, a cuyo cargo se hallan dicho hospital y ermita, sienten hacia su Santísima Madre, despertó en ellas la idea sublime de conmemorar aquel acontecimiento, celebrando un solemne triduo en honor de la nueva imagen."
El mencionado triduo en honor a la nueva imagen de Nuestra Señora de las mercedes se celebró en la pequeña Iglesia del antiguo hospital de los Remedios, los días 9, 10 y 11 de Mayo de 1924, ante numerosos fieles que abarrotaron el pequeño templo mercedario. 
En la mañana del último día del triduo se celebró una misa cantada, oficiando una gran orquesta que era dirigida por el religioso trinitario Rvdo. P. Francisco. La Sagrada Cátedra fue ocupada por el superior de los Trinitarios, el padre Matías, quien según la crónica de la época -pronunció una oración admirable, cantando en floridos párrafos las glorias y virtudes de María-.

Orquesta Trinitaria del Convento de La Rambla 1918?

En la tarde del día 11 de Mayo de 1924, la imagen de Nuestra Señora de las Mercedes fue sacada por primera vez en procesión. El diario La Voz, en su crónica, relata como fue la I procesión Extraordinaria de la imagen;
"La Virgen estuvo acompañada por niñas de las escuelas nacionales, señoras y señoritas, la popular orquesta del padre Francisco y varias niñas vestidas de ángeles, quienes detenían a la Virgen de trecho en trecho para ofrecerle flores, cuyos pétalos parecía recoger María con el objeto de presentarles a su Divino Hijo como precioso presente que aquellas tiernas almas le había hecho en su primera marcha triunfal por las calles de La Rambla"

La procesión gloriosa discurrió por las calles de La Rambla, totalmente engalanadas para la ocasión, que se encontraban abarrotadas por el gentío que acompañaba en todo momento a la Divina imagen. La comitiva regresó a la Iglesia de partida a las nueve de la noche, donde las señoritas que acompañaban a la Virgen, cantaron varias plegarias en honor de Nuestra Señora de las Mercedes. 

martes, 2 de septiembre de 2014

I Cata de tortilla, gazpacho y salmorejo

La Asociación Parroquial Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima Reina de los Cielos organiza para el próximo fin de semana, (6 y 7 de Septiembre), en la plaza del Torreón del Castillo, la I Cata de tortilla, gazpacho y salmorejo, con el propósito de recaudar fondos económicos que sustenten el proyecto de  futura Hermandad que se está gestando para nuestro Domingo de Resurrección rambleño. 



domingo, 10 de agosto de 2014

APUNTES HISTÓRICOS SOBRE SAN LORENZO MÁRTIR, PATRÓN DE LA RAMBLA

San Lorenzo Mártir, Patrón de la Rambla. Foto V. Moyano


Antecedentes


Ante la necesidad de buscar alguien que ayudara a la humanidad ante sus adversidades, la Iglesia decidió que tales funciones recayeran sobre los Santos y en la Santísima Virgen. Por ello, la misión de patronazgo ha consistido desde entonces en asumir la defensa de sus patrocinados, intercediendo ante Dios, en todas las súplicas y bendiciones que pudiesen necesitar. 

El 23 de Marzo de 1630, el papa Urbano VIII, decretó que en adelante los patronos del lugar debiesen elegirse por el pueblo, mediante consilio generali, illius civitatis vel loci, non autem ab Officialibus solum; et quod accedere debeat consensus expressus Episcopi et Cleri illius civitatis. 

La Rambla, durante la primera mitad del siglo XVII, no tenía ningún patrón de la villa, recayendo tal patronazgo sobre determinadas imágenes locales o la Santísima Virgen. Todo cambiaría cuando un cúmulo de catástrofes se cernió sobre la población rambleña. De entre todas las adversidades, destacó un brote de peste que asoló media España durante los años 1648 a 1650. Ante tal pandemia, (sólo en Sevilla se cobró la vida de casi el 50% de la población en 1649), la villa decidió tomar medidas higiénico-sanitarias, tapiaron todas las calles que salieran al campo y cerraron las puertas para evitar la entrada de población foránea que pudiera haber estado en zonas de contagio.

La población rambleña estuvo aislada del exterior durante cerca de dos años, hasta que en 1650, apareció la temida peste por la actual C/ Carreteros. Como medidas para paliar su avance, se mandó sacrificar todo animal existente en la villa, limpiar con sal y vinagre las calles y organizar rogativas y plegarias, sacando incluso en procesión a la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno desde el Espíritu Santo hasta la Parroquia para hacerle un novenario el 6 de Marzo de 1650. 

Dos semanas después, el 20 de Marzo de 1650, se reunirían en las casas del Ayuntamiento a cabildo abierto, la justicia, los regidores, jurados del consejo y vecinos eclesiásticos para tratar concretamente la elección de un patrono para la villa de La Rambla.


Acta de la reunión del cabildo, domingo 20 de Marzo de 1650


Reunidos en las casas del Ayuntamiento a cabildo abierto, la justicia, regidores, los jurados del consejo y muchos vecinos eclesiásticos y seglares, estando al frente el señor alcalde mayor D. Juan Bueno Malpartida y el vicario D. Antonio de Castro Baena, se habló de la elección de un patrón para la villa de La Rambla.

"Que puesto que la villa no tenía patrón para que en todas sus necesidades intercediese ante Dios nuestro Señor por ella y sus vecinos y recordando como de presente les estaba amenazando el mal del contagio y para que su Divina Majestad se dignase mostrar su misericordia sería bien nombrar un patrón, al cual se le hiciese voto solemne de guardar su fiesta y ayunar su víspera pena de pecado mortal y que la villa cada año celebrase su fiesta y tuviese obligación de confesar y comulgar y asistir oficialmente a vísperas y misa haciendo a su costa todos los años los gastos de cera música sermón procesión y los demás que pudiera haber"

Todos los presentes echaron a suertes de guardar un día festivo solemne y de ayunar en vísperas entre cuatro santos; San José, San Antonio de Padua, San Sebastian y San Lorenzo Mártir. El señor escribano tomó cuatro cédulas iguales en las que escribió el nombre de los cuatro santos, doblándolas igualmente e introduciéndolas en una cántara después de haberlas besado el señor alcalde y el señor vicario. Fue, un niño de doce años, llamado Juan Bueno, quien saco una de las cédulas, con el nombre de San Lorenzo Mártir. Tal resultado fue comprobado por todos los miembros del cabildo y de forma unánime lo nombraron patrón y protector de los vecinos de la villa, con la promesa de guardarle su día solemne y ayunar su víspera. El acto se cerró en la Iglesia Mayor donde se cantó un Te-Deum solemnísimo.

La elección de San Lorenzo Mártir como patrón de la villa de La Rambla fue enviada al día siguiente al obispado de Córdoba para su aprobación. Una vez conseguida, el Domingo siguiente, 27 de Marzo de 1650, se celebró la primera función religiosa en su honor, procurándose que fuera la más solemne posible. Presidió la cátedra el Muy Rvdo. P. Fray Antonio de Salas, religioso trinitario del convento rambleño. 

Se conoce que el día de la víspera, tuvo lugar una fiesta denominada "de la máscara",  a la que asistió el cabildo a caballo. Consistía en un festejo lujoso de cuadrillas de nobles o caballeros con sus mejores trajes y libreas vistosas con lujosas hachas al hombro de las que se usaban como armas guerreras a caballo enjaezado que corrían juntos en parejas en las distintas cuadrillas. Se hacían demostraciones de habilidad y elegancia con el caballo. E incluso a veces soltaban las bridas y corrían dados de la mano, entre aplausos del público que a veces hacían apuestas.

La primera celebración de la festividad del patrón fue el 10 de Agosto de 1650, aún sin ninguna imagen que poder venerar. Tal celebración fue muy austera debido a los seis meses que duró la terrible epidemia. Aún así, la Iglesia Mayor fue engalanada en lo posible y solemnizada mediante música litúrgica, predicando la misa el trinitario Fray Antonio de Salas. En la tarde, hubo una procesión en la que asistió todo el clero de religiosos trinitario, del Santi Spiritu, autoridades del cabildo y del santo oficio. Como se ha indicado anteriormente, no hubo imagen del santo que procesionar. 
Los gastos de los festejos ascendieron a 421 reales, que se tuvieron que tomar prestados a cuenta de otras rentas, ya que no los había de las rentas de los propios. 

Al año siguiente, en 1651, los festejos fueron mucho más importantes, gastándose la cantidad de 3.601 reales y 20 maravedis. Se encargó la talla de la imagen de San Lorenzo Mártir, sin escatimar en gastos para que fuera "ricamente estofada y policromada". El único problema fue que la imagen no estuvo terminada para el 10 de Agosto de 1651, por lo que el cabildo decidió aplazar los festejos al primer Domingo de Septiembre y si no estuviera aún la imagen, alargar los festejos durante el mes. 
Finalmente, la imagen no llegó el primer Domingo de Septiembre, por lo que según lo acordado, se aplazaron los festejos taurinos y de máscara durante el mes. La imagen llegó a la villa, gastándose 100 reales en su desplazamiento (alquiler de un mulo y la hechura de una caja de madera). El escultor, desconocido, recibió sesenta reales por la hechura. 

El 17 de Septiembre, se pudo realizar la procesión del Santo Patrón, acompañado musicalmente y por un grupo de danza de Montemayor, con un coste de 200 reales. En los días siguientes, se celebró una serie de festejos en honor al patrón, entre los que destacan, una corrida de toros en la Plaza Mayor (actual plaza de la constitución), fuegos artificiales traídos de Écija, "ruedas" (bailes populares españoles de la época) y otros eventos típicos de la época. 

San Lorenzo Mártir


San Lorenzo (1636-1639), pintura al óleo de Francisco de Zurbarán


San Lorenzo (mártir), uno de los diáconos de la iglesia romana, fue una de las víctimas de la persecución de Valeriano en el año 258, al igual que lo fueron el Papa Sixto II y muchos otros clérigos romanos. A comienzos del mes de agosto del año 258, el emperador emitió un edicto ordenando matar inmediatamente a todos los obispos, curas y diáconos. Esta orden imperial se ejecuto inmediatamente en Roma. El 6 de agosto, el Papa Sixto II fue capturado y ejecutado de inmediato. Otros dos diáconos, Felicísimo y Agapito, fueron ejecutados el mismo día. Cuatro días más tarde, el 10 de agosto del mismo año, Lorenzo, el último de los siete diáconos, también sufrió la muerte de un mártir.

En la Basílica de San Lorenzo en Roma es donde se encuentran los restos del santo. Según la tradición, Lorenzo fue quemado vivo en una hoguera, concretamente en una parrilla, cerca del campo de Verano en Roma. Fue enterrado en la Via Tiburtina, en las catacumbas de Ciriaca, por Hipólito y Justino. Se dice que Constantino I el Grande mandó construir un pequeño oratorio en honor del mártir, que se convirtió en punto de parada en los itinerarios de peregrinación a las tumbas de los mártires romanos en el siglo VII. El Papa Dámaso I reconstruyó la iglesia, hoy en día conocida como Basilica di San Lorenzo fuori le Mura, mientras que la basílica di San Lorenzo in Panisperna se alza sobre el lugar de su martirio. La parrilla usada en el martirio fue guardada por el Papa Pascual II en la iglesia de San Lorenzo de Lucina.

Dos contemporáneos de este Papa, San Ambrosio de Milán y el poeta Prudencio, dieron detalles concretos sobre la muerte de San Lorenzo. Ambrosio relata (De officiis min. Xxviii) cuando se le preguntó a San Lorenzo por los tesoros de la Iglesia, este, hizo comparecer a los pobres entre los que, en lugar de darles limosna, había repartido el tesoro; también contó que cuando se llevaban al Papa Sixto II para ejecutarlo, éste reconfortó a San Lorenzo que deseaba compartir su martirio, diciéndole que le seguiría en tres días. El santo Obispo de Milán también explica que San Lorenzo fue quemado hasta la muerte en una parrilla de hierro (De offic., xli). De igual manera, pero con más detalles poéticos, Prudencio describe el martirio del diácono romano en su himno a San Lorenzo ("Peristephanon", Hymnus I).

El Martirio


El martirio de San Lorenzo - Tiziano 1558


Tras el decreto del emperador Valeriano en el año 257, donde se ordenaba la persecución y condena a muerte de todo aquel que se declarara cristiano, el Papa San Sixto, el 6 de Agosto de 258, fue apresado durante la celebración de una misa en un campo santo de Roma y posteriormente asesinado por la guardia del emperador.

La tradición dice que San Lorenzo vio como apresaban al Santo Padre. Él le dijo, "Padre mío, ¿Te vas sin llevarte a tu diácono? a lo que San Sixto respondió "Hijo mío, dentro de pocos días me seguirás". 

Ante el peligro que se cernía sobre él, San Lorenzo se apresuró en recoger todos los bienes que la Iglesia poseía en Roma para así repartirlos entre los pobres. Una vez recolectados todos los cálices, copones, bandejas y demás enseres que la Iglesia romana poseía, los vendió y con el dinero obtenido lo repartió entre los más necesitados. 

San Lorenzo fue llamado ante el gobernador de Roma, donde se le requirió el tesoro de la Iglesia de Roma para sufragar futuras guerras del emperador. Éste, solicitó tres días de plazo para reunir todos los tesoros de la Iglesia, recurso que le fue concedido. En dicho tiempo, reunió a todos los pobres, huérfanos, viudas, ancianos, leprosos, invidentes y mendigos que la Iglesia ayudaba con las limosnas. Al tercer día, volvió a presentarse ante el gobernador de Roma, diciendo, "Ya tengo reunidos todos los tesoros de la Iglesia. Le aseguro que son más valiosos que los que posee el emperador".

La sorpresa fue mayúscula cuando el gobernador encontró un gran grupo de personas enfermas y necesitadas. San Lorenzo le dijo "¿Por qué se disgusta? ¡Éstos son los tesoros más apreciados de la Iglesia de Cristo!"

Ante tal acto, el gobernador ordenó matar a San Lorenzo de la forma más cruel posible para así satisfacer el deseo del martirio que el Santo tanto anhelaba. Se preparó una parrilla de hierro donde acostaron al diácono. La crueldad del momento contrasta con el humor del Santo que siendo quemado ante la presencia de cristianos y paganos dijo, "Ya estoy asado por un lado. Ahora que me vuelvan hacia el otro para queda asado por completo". El verdugo mandó que lo voltearan para así quedar quemado por completo.  Por último y ya estando casi quemado por completo exclamo "La carne ya está lista, pueden comer". Con tal tranquilidad, inaudita en un acto tan cruel, rezó por la conversión de Roma y la difusión de la iglesia de Cristo por todo el mundo, exhalando su último suspiro. 


Fuente

Prontuario Litúrgico sobre las rúbricas del breviario romano. D. Joaquín Solans 1890
Crónica de Córdoba y sus pueblos III. San Lorenzo Mártir, Patrón de la Rambla. F.Serrano. 1994
http://es.catholic.net/santoral/articulo.php?id=509







viernes, 8 de agosto de 2014

Feria de La Rambla en 1933 (Parte VI)

FERIA Y FIESTAS DE SAN LORENZO DE LA RAMBLA AÑO 1933

LA VOZ - DIARIO REPUBLICANO


FERIA DE SAN LORENZO Y MERCADO DE GANADOS DEL 10 AL 12 DE AGOSTO


ARTE ALFARERO RAMBLEÑO

Vista de una parte de la exposición de alfarería. Año 1933

La alfarería rambleña, arte popular, ocupa sin duda alguna el primer lugar entre las industrias locales, por su importancia comercial, la variedad que actualmente adquieren sus productos, y el valor artístico de algunas de sus tierras cocidas ensayadas cada día con más éxito en su aplicación a la cerámica.

La alfarería rambleña tiene en sus formas y hasta si se quiere en su técnica, el sello inconfundible de una innato sentimiento estético; no habiendo penetrado en sus alfares el maquinismo y persistiendo en ellos lo tradicional, ni la industria ni el comercio modernos han logrado modificarlos. Y es que las artes populares en todas las localidades tienen características tan peculiares que las distinguen de las artes industriales, siendo en algunos casos los productos de las primeras, insuperables por su extraordinaria perfección práctica o artística; éste sin duda es el caso de la alfarería rambleña.

Estudiándola, llegamos a valorizar con exactitud ciertas cualidades locales para deducir; un profundo sentimiento decorativo; un amplio espíritu de asimilación, al par individualista que transforma, dándole un sello personal, todo cuanto ejecuta merced a una admirable habilidad manual.

Cuando observamos a los silenciosos y hábiles "jarreros" dedicados cariñosamente a su trabajo; cuando se les contempla en el recogimiento de sus labores, es cuando se les cree capaces de mantener año tras año - enamorados de la tradición, fuertemente aprisionados a ella - lo típico de esta industria popular, conservando fielmente y sin ambiciones de mejoramiento, el método y la forma. 

VII Exposición de Alfarería de La Rambla. Año 1933


El ayuntamiento rambleño, preocupándose de esta importante industria local, hizo suya la idea lanzada por el Ateneo de celebrar anualmente y con ocasión de la feria de agosto una Exposición de Alfarería. Al certamen concurren desde los más famosos maestros de torno, hasta los aprendices con su vistosa y bien acabada juguetería. La Exposición es en síntesis una verdadera demostración de inventiva artística; al lado de los modelos tradicionalmente clásicos, figuran cacharros de raras y vistosas líneas en los que no se sabe qué admirar más, si las dificultades técnicas de su construcción o la armonía graciosa y simple de su forma.

Yo te invito, viajero, a que te detengas en tu camino y dediques unas horas a saborear plácidamente el encanto espiritual de la Feria rambleña, concentrado en su Exposición de Alfarería. Ciertamente que al contemplarla, tendrás que hacer un apunte más en el libro de tus gratos recuerdos. El arte único de nuestra Alfarería sabrá cautivarte, y la blancura única de sus cacharros te dirá cuan bello es conseguir del barro, cosa deleznable, tan originales producciones.

M.C. de los Cobos L.








jueves, 7 de agosto de 2014

Feria de La Rambla en 1933 (Parte V)

FERIA Y FIESTAS DE SAN LORENZO DE LA RAMBLA AÑO 1933


LA VOZ - DIARIO REPUBLICANO




FERIA DE SAN LORENZO Y MERCADO DE GANADOS DEL 10 AL 12 DE AGOSTO 



EL ATENEO RAMBLEÑO Y LA AGRUPACIÓN "AMIGOS DEL LIBRO"

Vista de la fachada del Ateneo engalanada con motivo de la Feria. Año 1933

Hablar de la Rambla, olvidando al Ateneo después de su ya larga vida y brillante historia, sería prescindir de un tono vigoroso, que socialmente considerado, es parte integrante del fondo en que se proyecta la vida rambleña. 

En el ateneo vibra la juventud y a ella se debe el mantenimiento fervoroso, lleno de sacrificios y desvelos, con que están blasonados no pocos capítulos de su historia. 

Cierto es, que actualmente ocurre exactamente igual que lo ocurrido en otros años de su vida. Se habla de crisis en el destino y vida del Ateneo; se cree generalmente por muchos, que las agrupaciones culturales sólo pueden vivir en los pueblos merced a la política más o menos disfrazada. Y como el Ateneo en sí y como tal es apolítico, de aquí la lucha titánica que en todo momento se ha de sostener, entre ésta creencia vulgarizada  la verdadera existencia de esta clase de asociaciones. 

Entre las actividades que en él se desenvuelven, merece ciertamente ser divulgada la labor de "amigos del libro", agrupación constituida por socios del Ateneo, que forma realmente una sección cultural del mismo.

Fundóse en los primeros días de abril de 1931 por un grupo de jóvenes ateneístas amantes del libro y de su difusión, los cuales con un amplio sentido liberal y mediante la aportación voluntaria y mensual de una cuota, emprendieron esta cruzada con tan brillante éxito, que actualmente cuanta con cuarenta y seis socios y tiene catalogados cerca de trescientos volúmenes. 

La labor de esta agrupación culmina en los beneficiosos efectos que produce en pro de la labor cultural del Ateneo. Los volúmenes adquiridos permanecen durante los tres meses siguientes a la fecha de su adquisición a disposición de los socios de "Amigos del Libro", pasando después de este plazo y en calidad de depósito a la biblioteca del Ateneo, con lo cual se facilita su lectura a todos aquellos ateneístas que no pertenecen a esta agrupación.

¡Admirable ejemplo, digno de imitar! 


miércoles, 6 de agosto de 2014

Feria de La Rambla en 1933 (Parte IV)

FERIA Y FIESTAS DE SAN LORENZO DE LA RAMBLA AÑO 1933

LA VOZ - DIARIO REPUBLICANO 


FERIA DE SAN LORENZO Y MERCADO DE GANADOS DEL 10 AL 12 DE AGOSTO 

ESTAMPAS DE FERIA

  • AMANECER

Amanece; el negro manto de la noche se ha ido diluyendo pasando insensiblemente de aquel color al gris, y por toda la gama de éste hasta hacerse casi blanco; todavía brilla una estrella en el espacio y la brisa que trae en sus rizos perfumes de tierra mojada, de azahares y flores, murmura mil consejas entre las hojas de los viejos álamos; a la media luz de la aurora, el pueblo tendido en la llanura semeja un rebaño de blancas ovejas, donde se yergue una airosa torre sobre la que se apoya una vieja iglesia con un viejo pastor en su cayado.

En la mañana majestuosa, la nota vibrante y sonora de una campana rompe el silencio y como al conjuro de su voz, otras muchas acordes de instrumentos tocando a diana, y el despertar de la ciudad es un poema alegre y bizarro.

Curioso el Sol, como si despertara asombrado con el inusitado ruido, se levanta sobre su lecho rosado de nubes y va extendiendo perezosamente sus brazos de luz, poniendo matices de púrpura en los objetos que besa, una muchedumbre abigarrada y pintoresca va invadiendo el real de la feria; sobre una de las empalizadas que guarda el ganado se recorta gracil la silueta de un vaquero, más allá una familia de gitanos andariegos levanta sus míseros lechos, mientras unos rapaces de color de ladrillo y encrespadas greñas, se revuelcan en el polvo, y una vieja de perfil de bruja acicala con sus dedos sarmentosos la negra cabellera de una mocita gentil y pinturera. 

Sobre su jaca andaluza, que más bien que pisar borda el suelo con su paso cadencioso, cruza un jinete pleno de majeza y bizarría; en las rústicas chozas, grupos de hombres antes los magos cristales que fingen el milagro de aprisionar un vivificante rayo de sol, ventilan sus negocios; un grupo de gitanas, ceñidos los airosos talles por los clásicos pañolillos de seda, levanta a su paso una tempestad de deseos que se resuelve en una lluvia de madrigales; lanzan al aire sus pregones los vendedores ambulantes ofreciendo las más absurdas y heterogéneas mercancías; lucen sus mejores galas las mozas sintiéndose orgullosas de sus bellezas y oyendo como el mocito pinturero y jacarandoso va vertiendo en su oído el canto lisonjero de sus amores; y es la mañana triunfal, plena de luz y poesía, grato recuerdo y próvido semillero de sueños y amores que ellas irán tejiendo en sus noches de insomnio e inquietudes. 


  • NOCTURNO


La noche estival y lujuriosa, está llena de estridencias formadas de gritos de la muchedumbre, pregones de vendedores y músicas de las norias y tio-vivo a base de platillos y bombo, que a pesar de la buena voluntad de sus ejecutantes, no puede acallar las risas de la multitud que guarda impaciente su turno.

Al lado, en una barraca destartalada, una mujer ya en los linderos de la vejez, gorda y fofa, exhibe ante los ojos admirados del público, unas inocentes serpientes. En la puerta de esta barraca, un hombre vestido de frac, hace las delicias de un grupo, tragando sables, bolas de billar, huevos  enteros, relojes y cuantos objetos halla a mano, óyense los disparos de los tiradores que lucen su habilidad en los tiros al blanco, y sobre un grotesco pedestal se destaca la figura nubil de una joven, casi una niña, envuelta en rojo capuchón y la linda carita horriblemente maquillada; más tarde y por unas miserables monedas entregará al público la gloria de su cuerpo desnudo, en una ridícula parodia de la Galatea. 

En la orgía de luz y de colores, brillan los ojos de las mozas con intensidad de estrellas, un vaho caliginoso y enervante, formado del humo de las buñolerías y de las emanaciones que exhala la tierra, excita el ánimo, y el pueblo como un niño, sólo piensa en gozar, reír y divertirse. 

Sobre el tablado que corona la puerta del circo, unos pobres músicos soplan desaforadamente en sus instrumentos, mientras un clown de cara enjalbegada, recita a los oyentes los extraordinarios ejercicios, de la dama de los leones, los barristas y demás acróbatas que ofrecen su vida a cambio del cotidiano sustento. 

Y más tarde; en la madrugada, cuando la muchedumbre va buscando el reposo necesario al ajetreo del día, cuando el ambiente se hace más puro, libre ya de tantas emanaciones; una mujer con gesto cansino, sigue a una pareja de enamorados que egoístas en su amor y juventud no pueden darse cuenta del cansancio que la abruma.

Música armoniosa de violines sale de los iluminados balcones del casino. En uno de ellos, reclinados en el barandal, otra pareja de enamorados, tejen su sueño de amor mientras ella escucha ensimismada las frases que fluyen de los labios del amado, sus manos de nieve juguetean con el abanico. En la bóveda celeste brillas las estrellas como lámparas de plata, la Luna con su faz de payaso parece hacer una mueca de burla y baña con sus rayos el ventanal donde la figura correcta y negra del galán se recorta como una interrogación.